24 September 2007

A veces

A veces los chicos, quedamos con chicas.

Son chicas que hemos conocido en fiestas, en bodas o en bibliotecas, así que las conocemos más bien poco: es la primera vez que quedamos. Esa primera vez será clave para determinar si habrá otras veces más.

El camino que separa nuestras casas de la plaza donde hemos quedado con estas chicas se convierte en algo parecido al París-Dakar.

Salimos de casa sin demasiadas ganas de vernos con estas chicas. De pronto, el miedo ha conseguido hacernos pensar que nos apetecería muchísimo más quedarnos en nuestras casas viendo la tele que intentándoles caer bien a las chicas que conocimos en fiestas, bodas o bibliotecas.

La imagen que nos devuelve el espejo del portal de nuestras casas no nos gusta nada de nada. Nuestros pantalones tienen una mancha (pequeña), nuestro pelo está escandalosamente recién lavado y nuestros herpes labiales enrrojecen a velocidades siderales.

Los primeros centenares de metros los recorremos -sin darnos cuenta- intentando imaginar sobre qué hablaremos nada más nos encontremos con estas semi-desconocidas. En estos momentos, los chicos nos damos cuenta de que no sabemos qué demonios tenemos en común con las chicas que conocimos en fiestas, bodas o bibliotecas.

En seguida nos percatamos de que no tiene sentido planear ninguna conversación con alguna de estas chicas, e intentamos relajarnos mirando las pantallas -vacías- de nuestros móviles. Segundos después nos sorprendemos a nosotros mismos ensayando mentalmente cómo le contaremos a estas chicas lo bien que nos lo pasamos en nuestros veranos.

A mitad camino, los chicos nos volvemos a mirar el pelo en un escaparate. Nuestro pelo no nos gusta e intentamos solucionarlo utilizando nuestras manos derechas. Agitamos nuestros flequillos para darles cierto aire de naturalidad y desenfado; para que no quede tan claro que nos acabamos de duchar justo antes de salir de casa. El siguiente escaparate nos muestra que la solución adoptada ha sido de todo menos buena: las rayas al medio pasaron de moda a principios de los noventa (y jamás volverán).

Centenares de metros antes de llegar a nuestro destino, descubrimos que la elección de nuestra camiseta favorita tampoco ha sido del todo acertada: todavía hace algo de calor y el temido Efecto Camacho suele haber hecho aparición.

A decenas de metros de la plaza en cuestión, palpamos cuidadosamente nuestros labios, deseando que éstos hayan conseguido curarse espontáneamente en los doce minutos anteriores. Obviamente, lo que ha ocurrido con nuestras heridas labiales es todo lo contrario: sangran. Estamos a escasos metros de las chicas que conocimos en fiestas, bodas o bibliotecas y los chicos sangramos. Sangramos como Cristo en la Cruz.

Los chicos no tenemos pañuelos de papel así que limpiamos nuestros dedos manchados de sangre sobre nuestros pantalones ya manchados antes de salir de casa o en la pared que tenemos al lado.

A veces, los chicos pensamos que la chica que tenemos en frente debe de ser la hostia de maja, porque de lo contrario todo este patiment no tiene ningún sentido.

7 comments:

Ramón said...

Todo iba bien hasta ue dijiste que los chicos no llevamos pañuelos. ¿Cómo que no? Yo siempre llevo pañuelos y chicles para dar y tomar. La próxima vez, pídeme uno.
Ah! No entiendo la palabra en català. Parla espanyol, coño (conyo?) :)

paube87 said...

Muy bueno el "temido efecto Camacho"

Ramón, "patiment": pasarlo mal. En galego como??

Ramón said...

Padecemento
Pasalo mal
Sufrimento

Supongo que eso eso. En gallego es muy parecido a la lengua opresora.

Sarai said...

pero soys vosotros los que haceis la montaña...
nosotras no somos tan crueles...


^^

Laura R said...

Como la tierra gira alrededor del sol .. los chicos piensan y actúan pensando que sí, somos la hostia!!!
¿Y no lo somos? Los chicos Mexicanos condenados a hacer estudios de Ing Civil lo saben bien!(chiflan al ver una chica durante las clases.. con el profe delante)

irma said...

jjjj, la famosa historia...de tajada no m akbe de nterar muy bien. en serio planeas la conversación por el camino? q wena idea...x)

irma said...

oyes, t he agregado a mi blog. akbo de descubrir q se puede hacer y m hacia ilusion x)si no t mola lo kito y ya esta oka?
pas