10 August 2008

Servilletas

Una, dos, tres, cuatro. La primera pareja encima de la segunda, en sentido contrario. Tres centimetros. Asi hasta el infinito. Imagino que al acabar el mes habre doblado servilletas suficientes como para alcanzar la altura de la Torre Eiffel. Cinco, seis, siete, ocho. Hago el calculo y el resultado es decepcionante: la altura de mi ridicula torre de servilletas no seria superior a la de un edificio de siete plantas. Nueve, diez, once, doce. Suena por decimoseptima vez en el dia de hoy esa cancion de una insoportable cantante italiana a cuya horrible voz parecen inmunes los managers del local. Trece, catorce, quince, dieciseis. El Turco mas Gilipollas del Mundo vuelve a mirarme con ambiciones asesinas por tener que cargar con una bandeja llena de platos que quizas me corresponderia llevar a mi. Yo tambien le odio. Bastante mas que el a mi, probablemente. Diecisiete, dieciocho, diecinueve, veinte. Veo a traves de la cristalera circular una furgoneta que lleva estampado un rotulo sobre el que se puede leer: Almacenaje de Ardillas. Se almacenan las ardillas por la noche? Son sofisticados robots de animatronics los simpaticos animalillos a los que hacemos fotos en Hyde Park? Veintiuno, veintidos, veintitres, veinticuatro. Dieciocho centimetros.

3 comments:

Anonymous said...

Ánimo! El trabajo solo es trabajo.
Disfruta de Londres!!

Un besazo de tu prima!

Ramón said...

Uy, Davicinho, te estas volviendo loco en el restaurante ese!!
A ver cuado hacemos una minireunion erasmus, que solo nos vimos aquel dia que coincidimos en el metro.

pequenyo proyecto de zorra said...

la puta cancion esa no sera la de ELLA ELLA ELLAAAAAAAAAAAAAA de la kate ryan? que odio...