04 December 2006

Mesura

Un poco de mesura, por favor. O más bien un poco de cordura, de sentido común. Que una cosa es celebrar la Navidad, una época del año bonita y tal, con sus regalitos y sus buenas intenciones; y otra bien distinta es entrar en una absurda competición con tus vecinos sobre a ver quién pone más adornos en el balcón de su casa.

Desde hace un par de años, por estas fechas, no hago más que ver niños intentando suicidarse tirándose por el balcón de su casa. Niños que no existen, por cierto, que cuando estoy a punto de ir a buscar la cámara de video recuerdo que se trata de la ridícula moda de poner papanoeles en miniatura que simulan escalar los barrotes de tu balcón.

Lo que parece que se va a llevar mucho durante los próximos años, son los papanoeles a tamaño real. Nada de ridículas miniaturas, ni de desfasadas reproducciones a dos dimensiones. ¡Un Papá Noel tamaño Sabonis! Eso sí que es navideño. Si queréis comprobarlo, pasad por cualquier bazar chino y fijaros en esos enormes muñecos que cantan un villancico en un idioma desconocido cuando pasáis por delante de ellos.

Eso sí, por mucho que pasen los años, lo que nunca pasará de moda, son las lucecitas. Intermitentes, de un color, de varios, con o sin música; la elección es tuya. Un aviso: si pasáis cerca de mi casa a partir de la próxima semana y véis una exagerada cantidad de luz a treinta metros del suelo, no temáis, no es ni la aurora boreal, ni la Feria de Abril adelantada por el cambio climático, ni la avenida principal de Marina d'Or Ciudad de Vacaciones. Son las luces de mi madre, que no se va a dejar ganar por la fracasada del tercero.

2 comments:

Ramón said...

Muy bien por tu madre. Pa' chulo, chulo, mi pirulo! Si señor!!
La primera vez que vi un Papá Noel de esos fue en Guimaraes el año pasado cuando bajábamos de Penha en el teleférico. (te acurdas?).
Yo pensaba que era alguna moda cutre de los portugueses. Pero, oh mi sorpresa, cuando llego a casita en Navidad y en Vigo, Pontevedra y Santiago también hay papanoeles.
Será la cercanía cultural con Portugal -pensé yo-.
Pues no. Toda España está invadida por esos hombres que te espían desde el balcón. A la gente no le dará un poco de corte vivir observados?

Joana R. said...

Força mamã Beltran! Estamos contigo!!!

Olha... lembras-te da nossa árvore de natal? Aquelas duas placas encaixadas uma na outra (porque lá está, para quê uma árvore bidimensional, quando podemos arranjar uma 3d que se aguenta sozinha?) JÁ A MONTEI!!! Tao gira e verdinha... e aquelas luzes de natal que tínhamos na sala, que piscavam como nós quiséssemos é que ainda não sei que lhes fazer... Tens ideias? Já agora, que queres pelo Natal (se não me deres ideias já sabes que será algo relacionado com patos...)?